Fundadora de Design for Change presentó su modelo educativo

La iniciativa, presente en más de 30 países, incluido Chile, promueve un modelo de educación basado en el diseño.

Kiran Bir Sethi y fundadora de Design for Change (DFC), iniciativa global que inspira a niños y jóvenes a liderar cambios en sus comunidades, presentó en Chile su mirada educacional inspirada en el diseño bajo la premisa: “yo puedo”.

Bir Sethi, de origen indio, es diseñadora, educadora y Ashoka fellow, quien en 2001 fundó de The Riverside School en Ahmedabad (India), donde implementó un modelo educativo basado en el diseño a partir de cuatro pilares: sentir, imaginar, hacer y compartir. Esto la llevó en 2009 a crear Design for Change, movimiento global que aplica esta metodología, presente en más de 30 países -incluido Chile- e impactando a más de 400 mil estudiantes.

En la actividad, realizada en Espacio Fundación Telefónica, Kiran explicó que el objetivo es motivar a niños y jóvenes a resolver problemas identificando un desafío e imaginando soluciones, donde las fallas sean vistas como las opciones que se tomaron y no como errores.

Entre las experiencias exitosas está el caso de estudiantes de 2° básico de Riverside quienes diseñaron, confeccionaron y vendieron joyas para recaudar fondos para niños enfermos de cáncer, experiencia que les sirvió para desarrollar el lenguaje y pensamiento matemático. Mientras que en Chile, alumnos de 5° básico del colegio George Chaytor College de Temuco mejoraron el acceso vehicular del establecimiento.

“Tener jóvenes innovadores en el país tiene un gran impacto. Cuando tenemos niños que se ´gradúan´ del mundo, creyendo que no pueden mejorar nada, el costo es aún mayor, porque nada mejora. Hacer que nuestros niños crean que pueden diseñar el futuro, que pueden trabajar para que sus deseos se hagan realidad, es lo que todo país necesita”, comenta Bir Sethi.

Por su parte, Natalia Allende, fundadora y presidenta de DFC Chile, señala que los desafíos de esta entidad en nuestro país tienen relación con expandir las redes de contacto y ganar mayor visibilidad. “Hay mucho interés desde distintos sectores. La idea es materializarlo para llegar hasta el último rincón de Chile y que todos los niños de cualquier ámbito cultural, económico o social se sientan en igualdad de condiciones unos con otros”, concluye.

Fuente: Diario Financiero